Reseña especial: Novedades comiqueras USA

Antes de nada, lectores y seguidores del blog, me gustaría pediros perdón por mi larga ausencia en cuanto a contenido propio. Sé que ha sido un mes en el que he estado desaparecido, y aunque las razones son diversas: cumpleaños, festivales de fantasía, vacaciones y demás eventos, me veo en la necesidad de disculparme. 

Del mismo modo, hay muchas cosas de las que os quiero hablar pero, como he ido demostrando, el tiempo es oro y yo soy pobre… así que trataré abordar las series, los cómics y las novelas que he tenido el placer de devorar últimamente, pero a mi ritmo (ya nos iremos conociendo).

En fin, a lo que iba. Uno de los motivos que me han tenido apartado del blog (y de la escritura en general) ha sido un maravilloso y fantástico viaje a Nueva York. Primera vez en la ciudad, enamorado sin remedio (aunque hemos pasado un frío espantoso, e-s-p-a-n-t-o-s-o). Y, claro, ir a los Estados Unidos sin entrar en una tienda de cómics pues, como que no. Vamos, que no me han hecho cliente de honor en Forbidden Planet NYC de milagro.

Lo primero fue preguntarme: ¿qué compra un español en una visita rápida a los EEUU? Números uno, respondí raudo como el rayo. Y así lo hice. En mi «equipaje de mano» viajaron varias figuras y siete números uno (aunque uno de ellos no lo incluiré aquí, ya que es el primero de Locke & Key Alpha, «el principio del fin». Os he dicho ya que adoro a Joe Hill, ¿no? Pues ya lo sabéis).

Número Uno: Sandman Overture #1

A ver cómo lo digo. HE FLIPADO. No es que Neil Gaiman nos deleite con uno de esos números tan espectaculares, llenos de mensajes, ideas y profundidad, pero es que leer a este hombre en inglés, degustar su prosa, volver sobre Sueño y alucinar con el trabajo de J.H. Williams III es, sin lugar a dudas, una de las experiencias más gratificantes para un humilde amante de los cómics como yo.

the-sandman-overture

¿Qué tenemos aquí? El primero de los seis números que componen esta miniserie, destinada a contar lo que nunca se contó. En palabras del propio Gaiman: “Cuando terminé de escribir Sandman, todavía había un relato por contar: La historia de qué le había pasado a Morfeo para que pudiera ser apresado tan fácilmente en el primer número de Sandman, y por qué volvía de muy lejos, cansado mas allá de lo imaginable y vestido para la guerra. Es una historia de la que tuvimos conversaciones para contar en el vigésimo aniversario de Sandman… pero el tiempo se nos echó encima. Y ahora, al llegar el año del 25 aniversario, estoy encantado y nervioso de que esa historia finalmente se vaya a contar”.

Como ya he dicho, una prosa espectacular, unas ilustraciones de quitar el aliento y el durante tanto tiempo anhelado regreso de Sueño, Muerte, Destino, El Corintio, Luzien… Una historia que sabe a poco y a mucho, que deja con ganas de más y que tiene un final único y muy, muy sorprendente  (a la par que espectacular).

Podría decir muchas cosas, pero la verdad es que nada le hace justicia. Fue el primer cómic que cogí, el primero que pagué y el primero que tengo claro que voy a enmarcar.

Nota: 10/10

Número Dos: Manifest Destiny #1

He de reconocer que este cómic, obra de Chris Dingess (escritor de la fantástica serie Casi Humanos, de la que algún día tendré que hablar aquí, sí o sí) y Matthew Roberts (ilustrador al que no conocía, pero me ha dejado muy impresionado), no fue mi primera opción; ni mi segunda, ni mi tercera, ni tan siquiera mi cuarta… pero me ha dejado tan buen sabor de boca y tantas ganas de más, que me he sorprendido a mí mismo diciendo: «Éste, éste es el cómic que llevo meses buscando».

manifestDestiny01_cover

La historia de Dingess nos presenta una curiosa versión, muy fantasía, de la historia real de la compra del estado de Louisiana, y la expedición que llevaron a cabo el capitán Lewis y el subteniente Clark, bajo las órdenes del Presidente Thomas Jefferson. En la historia, estos dos hombres y su pequeño ejército deberán internarse en tierras desconocidas para acabar con una serie de monstruos que, aparentemente, habitan allí.

Inicialmente, nada del otro mundo (aunque a mí me encantó la idea). Es a la hora de comenzar la lectura cuando descubres que Chris trata con cariño a todos los personajes, realizando fantásticas y muy adecuadas introducciones de cada uno de ellos y, de esta manera, convirtiendo al lector en miembro de una tripulación que desconoce el motivo real del viaje.

Acusado de ser demasiado introductorio, yo he encontrado en este primer número rasgos y pinceladas suficientes para querer más, mucho más. El dibujo es soberbio, detallista y muy bien trabajado y los diálogos y textos que acompañan a la narración conforman en pocas páginas una visión de conjunto maravillosa.

Si os gustan las historias de aventuras clásicas, de expediciones en tierras desconocidas, realizadas con acierto, buen gusto y una calidad muy sorprendente, por favor, leed este cómic.

Nota: 10/10

Número Tres: Hinterkind #1

Una nueva apuesta dentro del sello Vértigo y que ha sido definida por su editor, Will Dennis, como la digna heredera del espíritu de Juego de Tronos. Tales declaraciones me llaman la atención, al tiempo que me parecen osadas y, por qué no decirlo, un auténtico disparate.

HINT_Cv1

Hinterkind narra la vida en La Tierra, después de que La Plaga asolara el planeta llevándose consigo a la mayor parte de la población humana y, permitiendo así, a la naturaleza recuperar sus dominios. Los humanos, relegados al último eslabón en la cadena alimenticia, sobreviven en poblados, donde se refugian de las criaturas que ahora caminan sobre la tierra, muchas de las cuales se creían mitos y leyendas. (Aquí me detengo, porque no quiero hacer spoilers).

La historia sigue los pasos de dos jóvenes, Prosper y Angus, quienes forman parte de un asentamiento en pleno Central Park. Cuando los miembros de una colonia de Albany desaparecen, se forma un grupo de rescate (y tampoco cuento más…).

En general, es una historia bastante bien contextualizada por Ian Edginton y que, en muy pocas páginas, transmite la sensación de que la humanidad está en clara desventaja y en constante peligro. Muchos misterios e incógnitas rodean a esta colección pero, la que más me intriga es ¿qué tiene para que Dennis la compare con Juego de Tronos y qué tiene para que después de leer el primer capítulo no quisiera publicarla, pero al leer los siguientes decidiera darle luz verde?

Personalmente (al igual que como me ha pasado con el primer número de Coffin Hill), me ha resultado una narración precipitada, algo atropellada y mal desarrollada. Es cierto que, como he dicho, el autor nos sitúa muy bien en el escenario de la historia, pero no hace lo mismo con los personajes. El continente mola, pero el contenido luce pobre, simple y difícilmente sobrellevable. Y el dibujo es, en según qué momentos, horrendo.

Pero, os preguntaréis, ¿por qué está, entonces, en tercera posición? Primero, porque el autor lleva a cabo un interesantísimo trabajo a la hora de presentar un mundo postapocalíptico, al que hay que añadir elementos característicos del sello Vértigo; segundo, y muy enlazado con lo primero, porque el final me ha gustado mucho (MUCHO) y da pistas de por dónde pueden ir los tiros; y, tercero, porque he visto (o he querido ver) algo de la magia (salvando las distancias) que para mí tiene la maravillosa serie de Brian K. Vaughan, Saga. Creo que puede seguir (una vez más, salvando las distancias) la estela de esta colección.

Nota:  9/10

Número Cuatro: Black Science

Quizás debiera comenzar diciendo que esta cabecera está escrita por Rick Remender. Debería comenzar y terminar así. Por mi parte, sobran las palabras. Últimamente, donde esté Remender, hay talento.

comics-black-science

De hecho, esta novela no está en un número superior por mi culpa, y es que me ha costado entender algunas cosas. Mi inglés, sin duda, no es todo lo bueno que quisiera y aunque lo he disfrutado mucho, creo que merece una segunda lectura mucho más detenida (y puede que con un diccionario a mano).

Aquellos que me conocéis por Luces en el Horizonte, sabréis que cuando hablamos de La Cosa de Carpenter, dije que lo que menos me había gustado de la película era que no había conseguido saber quién es quién durante todo el metraje; era incapaz de poner nombres a los rostros y eso hacía que me perdiera un poco en la historia. Pues bien, esto también me ha ocurrido aquí.

Del mismo modo, la presentación que hace Remender es prácticamente inexistente, por lo que tienes que ir descubriendo de qué va todo sobre la marcha.

No quiero decir que estas cosas sean malas, sino que la conjunción de los tres elementos anteriormente mencionados hicieron que la lectura no fuera todo la gratificante que esperaba, aunque seguramente para alguien con mayor nivel de inglés que yo este problema no tenga lugar.

Remender y Mateo Scalera componen una historia con un apartado gráfico insuperable. De verdad, es imposible leer y no perderte en las imágenes, los colores y, sobre todo, en la imaginación de Remender. Tampoco es que invente la rueda, pero sus ideas, unidas a las ilustraciones de Scalera, forman un mosaico impresionante, espectacular y que, al menos a mí, me ha dejado sin palabras.

Ciencia Negra, sea lo que sea, es la ciencia que descubre Grant McKay, fundador de la Liga Anarquista de Científicos, y que le llevará a él y a su grupo a recorrer mundos poblados por seres alienígenas, en busca de su hogar.

Original, fresca y muy adictiva. De verdad, pese a mis deficiencias lingüísticas, la he disfrutado enormemente y estoy deseando poder leer todos los tomos. Eso sí, en español.

Dudo en si debería subirla al tercer puesto. Desde luego, aunque menos gratificante que el inicio de Manifest Destiny, Black Science promete horas de diversión y entretenimiento. En realidad, ambos cómics están hechos de aventuras clásicas, aunque uno tire más por la ciencia ficción y el otro por la fantasía.

Nota: 9/10

Número Cinco: Coffin Hill #1

Caitling Kittredge, escritora norteamericana, conocida por las sagas literarias Nocturne City y The Iron Codex, llevaba tiempo tratando de publicar con Vértigo (no en vano, sus novelas giran en torno a la fantasía oscura y a la fantasía urbana). Por suerte para ella, por fin ha conseguido entrar en el sello adulto de DC, aunque a mí todavía tiene que demostrarme muchas cosas, ya que este primero número me ha deja más frío que la chica que aparece en la primera viñeta.

COFFIN_Cv1_REV_823iqzml0v_

Kittredge narra la historia de Eve Coffin, una policía novata que atrapa a un peligroso asesino en serie. Sin embargo, por causas del destino, se ve obligada a abandonar su vida actual y volver a su pueblo natal, donde su familia no solo era la más rica y poderosa, sino que, además, descendían de una de una bruja que abandonó Salem antes de que la ahorcaran… No desvelo nada si digo que Eve es bruja, y una muy poderosa.

Sin embargo, y aunque la historia tiene elementos que pintan genial, creo que la autora no está tan familiarizada con el mundo del cómic y su narrativa como a ella le gustaría. Personalmente, he encontrado este número un caos. Es necesario leerlo varias veces para entenderlo en conjunto, ya que algunas de las cosas que pasan no se explican bien y, por lo tanto, el lector llega a perderse en más de una ocasión. Una vez más, no voy a entrar en spoilers pero, al igual que con Hinterkind, me he encontrado con una narración apresurada, que no profundiza en aquello que debería profundizar, y que se centra en aspectos menos importantes (a mi juicio, al menos).

Como apunte para todo lo que estoy diciendo, Kittredge abusa de los flashbacks, intercalando presente y futuro y lanzando así pequeñas píldoras de información sobre la protagonista, su familia y su entorno, y los motivos que la llevaron a abandonar Coffin Hill. Sin embargo, aunque se intuye un secreto y un misterio, el abuso de esas pequeñas balsas de acontecimientos pasados desvían la atención de una narración principal: muchas pequeñas cosas hacen todo parezca igual, nada destaque, y el lector no sepa realmente qué le está contando la autora. ¿Existe unidad en todo lo que Kittredge cuenta? Desde luego, yo no lo sé. Lo que sí es que el final, después de tanta información (que en realidad no ha aportado nada a la lectura), se convierte en una especie de «Ajá, pues mira tú qué bien». Vamos, como quien oye llover.

Creo que si la autora aprende a expresarse correctamente será muy capaz de llevar a cabo una gran historia pero, en caso contrario, no creo que Coffin Hill alcance muchas ventas.

Finalmente, diré que esta colección es la única que compré junto el #2 y, aunque en mi fuero interno quiero ver una mejoría, lo cierto es que el final me ha resultado tan indiferente como el del número anterior.

Nota: 6.5/10

Número Seis: God is dead #1

Quisiera poder decir que esta serie me ha encantado, que, siendo como es, obra de Jonathan Hickman y mezclando diversas mitologías en el mundo actual, la consideraría una obra maestra, una fantástica historia… Pero no. En la humilde opinión de quien escribe estas líneas, God is dead es la peor compra que he hecho (peor, incluso, que aquellas castañas que compré en un puesto ambulante de Central Park). Un despropósito de principio a fin.

GodisDead1

Diálogos, trama y dibujo, se unen para formar un cómic soso, simple y completamente prescindible.

Los dioses de diversas mitologías vuelven a la tierra para gobernar un mundo dejado en manos de los seres humanos quienes, sin embargo, hemos sido incapaces de afrontar con éxito la tarea que se nos había encomendado. La ira de Zeus, Odín, Horus o Shiva cae entonces sobre nosotros. En minutos, somos casi exterminados y los pequeños grupos supervivientes, trabajarán o a favor o en contra de estas divinidades.

Un dato interesante, y en el que no caí en su momento, es que la serie está co-guionizada por Hickman y Mike Costa.

Sólo puedo decir una cosa: Hickman, tú antes molabas.

Nota: 5/10 (y siendo generoso).

Espero que os haya gustado. Pronto, reseñas comiqueras de noviembre. A este paso, se me juntarán con las de diciembre… Disculpad.

Anuncios